¿Los alimentos sin grasa son desabridos o insípidos?


Claro está que no, tal y como lo demuestran las recetas contenidas en este blog. Descubre cómo el rico sabor de la manteca, el aceite y la crema puede reemplazarse con alternativas bajas en grasa o sin grasas, igualmente sabrosas, como excelentes caldos, vino, salsa de soja, vinagres saborizados, y jugos de frutas.

Experimente para descubrir qué productos bajo en grasas le agradan, ya que varían en calidad y en sabor. Existen varias buenas opciones, como los yogures bajos en grasas y los quesos descremados, que son muy útiles para preparar alimentos bajos en grasas.
No obstante, el cambiar directamente la leche entera por una descremada puede ser un gran salto. Es mejor usar leche semidescremada y avanzar desde ahí. Si prueba de nuevo la leche entera unas semanas después es probable que le encuentre un sabor diferente y que ya no le agrade mucho.
El cambio a una dieta baja en gasas puede hacerse gradualmente; pero una vez que se acostumbre al sabor definido de las hierbas frescas, y al de un sutil especiado, se asombrará de lo sobrecargadas, inapetentes o hasta difíciles de digerir que pueden resultar las comidas con grasas.



Share on Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada